Engorda de Pradera

 

Engorda de Pradera


Una vez que se han formado los lotes de los animales en el corral de manejo, procuramos que sean lo más seleccionados y los distribuimos por raza, edad, peso y talla. Con ello, optimizamos la recuperación de mermas debido al transporte, con forraje de la mejor calidad y electrolitos en el agua, logrando con esto un rápido pre-acondicionamiento mientras pastan en nuestras praderas fertirrigadas.

Para obtener forraje de excelente calidad contamos con equipos modernos de fertirrigación, con los cuales se les brinda a las praderas, los requerimientos necesarios para su óptimo crecimiento y producción. Del mismo modo, reutilizamos el estiércol producido en los corrales de engorda y de las aguas procedentes del rastro, lo hacemos composta y lo reincorporamos al suelo incrementando así su fertilidad y productividad.


Adicionalmente a esto, a los animales los apoyamos con una suplementación proteica acorde a las necesidades nutricionales del tipo de ganado a engordar, y de ese modo acortamos el período de engorda, propiciando un inicio eficiente a las características de las instalaciones y alimentación en la engorda en corral.

Después de un período de 28 a 30 días, los animales son llevados nuevamente al corral de manejo en donde vuelven a ser pesados de manera individual. Se selecciona el ganado que consideramos apto a engordarse, el que no se desecha; y se vuelven a hacer lotes de animales de acuerdo básicamente al peso. Y después de 90 a 120 días que están en estas praderas, los animales son incorporados a los corrales de engorda.

La información de cada animal es capturada en un sistema integral que nos permite dar el seguimiento o rastreabilidad de cada uno de los animales que entran al proceso de engorda.